Tenía siempre, por costumbre, diez minutos adelantados los relojes

Tenía siempre, por costumbre, diez minutos adelantados los relojes. El del vídeo de la salita, el de la pared de la cocina, el despertador de su mesita, el del coche, el de su muñeca izquierda que solo funcionaba con el calor de su piel. Algunos cinco minutos, otros diez, otros ocho, pero nunca sobrepasando los diez. Una cuestión de manías. De la misma forma que contaba las rejillas de la persiana bajada. Nunca debían cubrir la ventana más allá de doce rendijas de persiana. Contaba minuciosamente cada noche las once persianas de casa. Pero sin desviarnos: vivía un tiempo que para los demás no había transcurrido aún. Leer más de esta entrada

Banalitzar el temps

“És que no tinc temps, ho sento de tot cor però no podem veure’ns avui”. Trenta minuts abans de la trobada. Ho vaig acceptar condescendentment. “Tant de bo pogués disposar de més hores al dia per poder fer tot el que haig de fer!”, em va lamentar.  I en qüestió de segons vaig haver de reorganitzar la meva tarda per poder aprofitar-la. ¡Jo també tinc moltes coses a fer! No havia de deplorar la desquedada, sino treure profit avançant deures i obligacions del meu dia a dia. No anava a llençar aquest temps recuperat i preciat tan despreocupadament.  Mentre ja hi era picant el timbre de l’administrador Leer más de esta entrada

Persona

máscara

 

La palabra ‘persona’ viene del latín: así se llamaba a la máscara que usaban los actores de teatro.

Y tú ¿cuántas personas eres?

L’eixam barceloní

Sempre s’ha dit que el taxi és un referent iconogràfic del paisatge urbà de ciutats com Nova York, Ciutat de Mèxic, Londres o l’Havana. A casa nostra també en tenim un que es mereix un reconeixement com a part indissoluble del nostre vaivé quotidià.  ¿És o no és el vehicle groc i negre un element de la cultura barcelonina? Leer más de esta entrada

Un per cada 132 habitants

(Columna d’opinió a la revista Esguard, disponible per iPads: https://itunes.apple.com/es/app/esguard/id554622135?mt=8)

Fa una setmana em va arribar un missatge des d’una de la desena de xarxes socials a les que estic registrada on em comunicaven que“tenim un bar per cada 132 habitants”. Una barbaritat. Podríem estar gairebé cinc mesos trepitjant diferents bars sense repetir-ne cap. I m’incitava, el mateix missatge, a beneir-los tots.

Al llarg d’aquests cinc mesos que tindríem per descobrir un bar distint cada dia, degustaríem infinitat de tapes; de plats elaborats, exòtics, casolans o de plats precuinats; tastaríem cafès, més escumosos, més aigualits, més amargs i també espolvorats amb canyella o cacau.  I diferents cerveses: en got, amb dos dits d’escuma, en gerra o directament a morro. Leer más de esta entrada

Los juegos de amarillo y lila toman Barcelona

El Casinet d’Hostrafancs, en el barrio de Sants de Barcelona, se vistió ayer de un amarillo y lila intenso para la inauguración de la séptima edición de Panteresports, un torneo multideportivo internacional impulsado por el club de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales (LGTB) Panteres Grogues, que se celebrará este fin de semana. En él participan cerca de 700 personas de más de 20 países diferentes y este año, por primera vez, pasa a celebrarse en junio —antes lo hacía en septiembre— para así coincidir con el Pride Barcelona, un festival para el público gay, y acercarse al Día del Orgullo Gay —28 de junio—.

El Panteresports ofrece imágenes no habituales, como hombres compitiendo en natación sincronizada o parejas de patinaje del mismo sexo. “El deporte ha venido encasillando a sus atletas en inclinaciones sexuales determinadas, y debemos romper el muro que invisibiliza en él la homosexualidad”, Leer más de esta entrada

La necesidad de la televisión pública en el escenario mediático

A razón de la (in)esperada noticia del cierre de la televisión pública griega ayer, uno se plantea la necesidad de un medio público como requisito básico en un sistema democrático. Aunque los intereses políticos del gobierno parecen pesar más que ello…. Grecia, el primer país europeo azuzado duramente por esta dilatada crisis, ahora queda sin ese servicio. Nuestra televisión pública, desde su nacimiento, siempre ha cojeado a la hora de alcanzar su verdadera función social… Y nosotros, que acabamos viendo en el país mediterráneo el reflejo de nuestro augurio, deberíamos reflexionar sobre nuestra TVE.

Televisión Española nació en 1956. Su voluntad fue para dar servicio a la sociedad. Su primera emisión, aunque a un reducido nivel de teleespectadores, fue un partido de fútbol: entre el Madrid y el Santander. Una emisión deportiva como interés público. En plena dictadura franquista, España necesitaba tener una distracción. Un contexto político necesario de remarcar. Algo que hiciera desviar la atención de los ciudadanos a algo meramente propagandístico. Si bien la televisión pública nace en Europa como un medio donde democratizar el control del gobierno sobre el pueblo, el franquismo impuso una televisión que era del régimen y no del Estado, perdiendo de esta forma su naturaleza de servicio a la ciudadanía y a la sociedad.

El régimen no entendió los canales como un espacio donde difundir información plural, es decir, democrática, sino una utilidad propagandística,

Leer más de esta entrada