Sobre capacitados…


día de la publicación 24 – Febrero – 2011. Con motivo de la siguiente noticia:

Estando en mi trabajo, en el momento del café, mientras escucho las noticias de la radio, observo a mi compañero de equipo Enric. Observo cómo se desenvuelve en la oficina. Ya se ha situado en el layout y conoce a la perfección dónde nos sentamos cada uno de sus compañeros, y no falla ni una sola de las cartas que reparte, y sabe qué zona de clientes llevamos cada uno. Enric tiene 24 años y tiene diagnosticado un trastorno de coordinación y de equilibrio con un grado de discapacidad del 63%. Bien, como comentaba, mientras observo a mi compañero escucho la radio. Comentan la anécdota del día en el Congreso de los Diputados este martes, a raíz de que la diputada del PP y ex ministra de Sanidad, Celia Villalobos, calificara a los discapacitados de “tontitos”.

El contexto en que saltó su comentario, fue cuando se hablaba en el Congreso sobre las condiciones de contratación de personal discapacitado, y la diputada insistía en el término “tontitos” para referirse a los discapacitados. Y sigo observando a mi compañero, que lo noto angustiado si no consigue escanear todos los albaranes que debe tener pasados finalizada la jornada. En la radio sigo escuchando…Un corte de voz de las declaraciones de José Bono que explica lo sucedido y dice que “todas las personas son discapacitadas porque a unas les falta una mano (…) y a otras les falta sensibilidad”. Yo lo hubiera dicho mejor. Con Enric delante, pienso distinto: todos somos capacitados. Unos son capacitados para trabajar, para sentir, para empatizar, autosuperarse, y otros están capacitados para decir memeces. Así le hubiera respondido yo a nuestra querida diputada. La mayoría creen saber lo que es una persona discapacitada, posiblemente porque creen que la capacidad es visible. Sin embargo, no es tan fácil establecer qué significa exactamente el término discapacidad.  En cambio, creo desde mi humilde opinión que tonto es el que dice tonterías, ya sabéis, aquello que decía Gump.

Ahora la señora Villalobos me ha provcado un dilema. ¿Quiénes son realmente los tontitos? Si escucho a la diputada, y asocio el término al significado que despierta en mi imaginario, quizás me aparezca la imagen de la querida Celia y eso de un hueso de vaca para el caldo. O quizás me aparezca, la ex ministra gritando al pobre chófer Manolo que no aparcaba el coche donde ella exigía. Mientras, levanto la vista, de nuevo vuelvo  a observar a Enric, y esbozo una sonrisa por su capacidad de auto exigencia en el trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s