‘Radares’ contra el aislamiento


A Dictinio Romero le faltaba una semana para cumplir 82 años. Gallego de origen, vivió solo durante las más de tres décadas que residió en Barcelona. No pasó por la vicaría, ni tuvo hijos; tampoco se le conocían familiares que le visitaran. Aunque trabajó en la marina de joven, los vecinos le conocían como el vigilante del antiguo aparcamiento del pasaje de Valeri Serra, en el Eixample, donde vivía. Al jubilarse se aisló de la sociedad. Nada difícil en una finca sin un ascensor donde charlar sobre el tiempo con el vecindario y en una ciudad cambiante con núcleos familiares y estilos de vida muy distintos de los de hace unos años. Sentado en su sillón aterciopelado de color musgo, acompañado por su soledad, a una semana de su cumpleaños, soltó su último aliento.

Andrés Encinas, radar vecinal, en el centro cívico La Sedeta.Foto: CARLES RIBAS

La historia de Dictinio es una realidad oculta a ojos de la sociedad. En Barcelona hay 329.748 personas mayores de 65 años y el 25% viven solas, según el Ayuntamiento. Durante la vejez es cuando más fácilmente se puede experimentar la soledad y el aislamiento. Mientras que en el espacio digital la comunicación se acelera, la vida real se aleja de las personas y se abandonan las relaciones tradicionales.

En este contexto, hace cuatro años el Ayuntamiento y entidades como Amics de la Gent Gran y la Creu Roja activaron el proyecto Radars, para atender a mayores 85 años que viven solos o acompañados de otra persona mayor de 65 años. El proyecto, impulsado por el Área de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes del Ayuntamiento, consiste en la coordinación de entidades por parte de un equipo que busca la complicidad y sensibilización de vecinos y comerciantes para que velen por el bienestar de estos.

La idea nació en el barrio del Camp d’en Grassot, del distrito de Gràcia, con la vista puesta en que fuera un proyecto para toda la ciudad. De las 512 personas mayores de 85 años que viven en el barrio (el 29% de los mayores de 65 años del barrio), han devuelto la ilusión por vivir a 277 personas durante estos cuatro años, con la ayuda de más de 200 vecinos y comerciantes. Después de consolidarlo con gran éxito en el barrio en verano saltó a Sant Gervasi Galvany (Sarrià) y a El Coll (Gràcia). A finales de este mes está planeado ponerlo en marcha en el Camp de l’Arpa y hasta finales de año a todo el distrito de Horta-Guinardó. Entre 2013 y 2014 está prevista la implantación en toda la ciudad.

“Es importante crear un tejido social que vincule a todo un barrio para llevar a cabo Radars y eso es un proceso muy lento”, explica Anna Garcia, coordinadora del proyecto en Creu Roja. El proceso empieza con los voluntarios, que inician un puerta a puerta para detectar posibles usuarios y también radares que quieran apuntarse al proyecto. Una vez localizados los posibles usuarios, si acceden, se les entrevista para conocer su situación y en qué grado de soledad viven: si es por cambios sociales, por familiares lejanos, por movilidad reducida… En función de cada usuario y sus necesidades se diseña el servicio. Siempre y cuando el usuario lo permita, se buscan vecinos y comerciantes que le vean a diario. “Si vemos que hace días que no baja ni sube la persiana, o si hace tiempo que no acude al casal, por ejemplo, avisamos a los servicios sociales para que intervengan”, explica Andrés Encinas, radar vecinal y miembro de la entidad colaboradora Amics i Amigues de la Sedeta.

A los usuarios también se les hace un seguimiento telefónico, explica Marisol Solís, voluntaria de la Creu Roja, jubilada y de 72 años: “En cada llamada le refresco cosas que charlamos en la última conversación; así también le ayudo a que ejercite la memoria”. Solís, quien mantiene al principio solo una relación telefónica con los usuarios, explica que estos se sorprenden cuando la conocen en persona. “Mi voz les engaña, y cuando les visitamos por Sant Jordi para regalarles una rosa, esperan que Marisol sea una chica joven y no una mujer cercana a su edad”. Solís, que nunca se casó ni tuvo hijos —“aunque sobrinos sí”—, dice que vivir este proyecto desde el voluntariado también la mantiene activa. “Ayudando me siento útil”, celebra. Amics de la Gent Gran, por su parte, se encarga por completo de la gestión del barrio de El Coll. Cada uno de los voluntarios de la organización visita dos horas a la semana un usuario. “No hacemos funciones de asistencia social, solo somos sus amigos, buscamos un vínculo emocional”, explica Mónica Lucena, responsable del departamento social de la entidad.

Implantar el proyecto en el Camp d’en Grassot “ha sido un trabajo de hormiguita”, resume, “pero estamos satisfechos de que hoy todo el barrio sepa qué es Radars, de hacer visibles a todos los abuelos, no nos olvidamos de ellos”.

2 Respuestas a “‘Radares’ contra el aislamiento

    • Hola Heidy, lo desconozco. Sé que se leva a cabo en Barcelona y, de forma similar, en Lleida. No investigué más. Pero pregunta en tu Ayuntamiento😉
      Si lo descubres, házmelo saber! Me gustará conocerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s