Ana Maiques: “Estamos muy bien preparados técnicamente, pero falta habilidades sociales y de negocio”


Ana Maiques (foto: Alberto Gamazo)

Ana Maiques (foto: Alberto Gamazo)

Pausada, pero precisa. Ana Maiques, cofundadora de Starlab (una de las compañías más punteras científica y tecnológicamente con sede en Barcelona, pero con vocación global), ha sido premiada recientemente como la mujer más innovadora de la Unión Europea en 2014. Desde su experiencia, asegura que no se desarrolla una buena idea si no hay un trabajo en equipo.

La crisis da miedo, pero también es esperanza, cambios. ¿Cómo trasladar ese mensaje de oportunidad a los jóvenes que están a las puertas del mundo laboral?

Creo que las crisis son grandes oportunidades. Cuando nuestra zona de confort o la base en la que estás construyendo algo caen, te hace pensar de forma diferente. La fuente de mejoría es hacer algo diferente. Como dicen los ingleses, no pain, no game, no sufres, no ganas. Aunque más que sufrir, es salir de esta comodidad, aquello que te mantiene entre algodones. Si haces exactamente lo mismo que siempre, lo más probable es que nada en tu vida cambie. En cambio, si sales de esa zona, progresarás. La crisis te obliga, quieras o no, a replantearte cómo haces las cosas. Por eso, esa fuerza que uno saca de dentro en situaciones de crisis, aprendes a desarrollar las habilidades necesarias para enfrentarte a una situación nueva. Progresas si has tenido una situación difícil y has sabido gestionarla bien. En ese sentido, las crisis dan ese mensaje de que aquello que no trabajes tú, no te lo va a hacer nadie. Es duro, pero cuando uno labra su futuro, y lo consigue, da mucha satisfacción haber sido el principal actor de su progreso.

¿Qué aspectos favorecería para lograr un entorno óptimo para el desarrollo de las buenas ideas latentes que hay en una ciudad tan puntera como dicen que es Barcelona?

En Barcelona hay mucha creatividad pero el ecosistema no es el mejor, no se dan las mejores condiciones para emprender. Faltan muchas cosas para hacerlo óptimo. El mensaje para los jóvenes es: si tienes una buena idea, debes empujarla, tirar adelante, independientemente del entorno. Si tienes la convicción de tirar hacia adelante y crees en un proyecto aun sin tener las mejores condiciones a tu alrededor, hay que buscar herramientas y ayuda a conseguirlo. Algo que siempre recomiendo es emprender en equipo. Si tienes buenas ideas pero no sabes de finanzas, busca alguien que sepa de finanzas. Antes de empezar, hay que aprender a caminar, aunque las situaciones no sean las mejores pero uno, poco a poco, va buscando el recurso. Y así, aliarse en equipo y explorar juntos para tener un proyecto y sacarlo adelante. Hay organismos como BCN Activa y más recursos en la ciudad que te facilitan dar el salto empresarial.

En Starlab trabajáis en proyectos de multitud de universidades. ¿Considera que las personas están preparadas para el mundo laboral? ¿Sobradamente preparados o sobradamente titulados?

Las personas que salen de nuestras universidades están muy bien preparadas técnicamente y no tienen nada que envidiar a otros países. Nuestra calidad técnica es muy buena, pero fallamos en desarrollar habilidades más sociales o de negocio: hablar en público, más mentalidad de negocio, ser más comercial vendiendo nuestra idea… Les falta trabajar más desde las carreras esas habilidades.
Personalmente, soy fan de la formación. Es buena, y los jóvenes salen preparados, pero no creo que estemos sobradamente preparados. Lo que nos falta, aparte de habilidades de negocio, es flexibilidad mental. Darnos cuenta de que no tienes que trabajar únicamente de lo que te has formado. Es una forma de desarrollarte en el trabajo, pero nos falta esa flexibilidad para trabajar en ámbitos diferentes en los que estrictamente no nos hemos formado. Yo lo veo aquí, en Starlab, donde tenemos telecos, matemáticos, físicos… Tanto dan datos de satélites como trabajan en el área de la neurociencia. Hay que ser bueno procesando datos, pero también estar preparado para cualquier ámbito.

SI TIENES UNA BUENA IDEA, DEBES EMPUJARLA, TIRAR ADELANTE, INDEPENDIENTEMENTE DEL ENTORNO

¿Cómo se podría, desde las prácticas o la universidad, trabajar esa flexibilidad?

Hay que tender a un modelo como el alemán, donde la formación profesional tiene buena reputación, no solo la que se hace desde la universidad. Dentro de la formación profesional consiguen descubrir qué les gusta y experimentan más. Pero lo importante es que haya una mejor interacción de plan de estudios entre la universidad y la empresa. Favorecer realmente que haya una formación profesional adecuada dirigida al mundo laboral. En nuestro país hay una gran distancia entre el mundo universitario y la empresa. Vienen poco preparados para lo que la empresa necesita. Así pues, lo fundamental sería que hubiese más coordinación con las necesidades de la empresa.
Poder coger una alumna en prácticas y que sepa ya qué quiere hacer. Es un problema también del estudiante, que tiene que pensar lo que más le gusta, y a veces no han hecho esa reflexión. Y es difícil motivar desde la empresa si no sabe lo que quiere o lo que es bueno para él. Al menos dirigir su carrera laboral un poco en base a lo que le gusta. Esa flexibilidad se trabaja de forma bidireccional. No se les enseña a pensar en las universidades, se les enseña a memorizar. Por eso a veces está mejor enfocada la formación profesional porque la motivación la trabajan más. También, sería bueno que las prácticas empezasen desde el principio de la formación. Cuanto más prácticas hagan y más se involucren en el mundo laboral, mejor.

Parece que la mayoría de nuevos modelos de negocio y startupsnacen de perfiles tecnológicos. ¿Es imprescindible para el éxito del emprendedor?

No. Hay emprendedores en mundo de la moda, del diseño… En muchos ámbitos es verdad que para competir mundialmente la tecnología te da más posibilidades de llegar a todo el mundo. Pero en esta empresa tenemos gastronomía, moda, diseño, y para nada es exclusivo de la tecnología. Estamos en una revolución tecnológica que da muchas oportunidades, pero la emprendeduría está en muchas partes.

Los jóvenes recién titulados tienen la opción de tomarse un año sabático, pero ¿acaba siendo útil alargar el momento de inserción laboral? Depende de lo que hagas. Creo que, por ejemplo, la formación en idiomas, conocer nuevas culturas, viajar… Es un activo muy importante para la vida laboral. Si te quedas en el sofá en casa, evidentemente no contribuirás a dibujar mejor tu vida profesional, pero un año sabático puede ser un activo muy importante para tu futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s