La calle como museo


Muro de la franja de Gaza. BANKSY

Muro de la franja de Gaza. BANKSY

Un muro siempre ha sido el mejor lugar para publicar tu trabajo. O eso dice el graffitero más mediático y popu… Perdón, el artista urbano más mediático y popular del siglo XXI, Banksy. Los museos son entendidos para el gran grueso de la sociedad en su imaginario como lo define el drae: esos espacios destinados a guardar objetos artísticos, de gran valor cultural, colocados convenientemente para ser examinados. Espacios destinados a guardar. Bien, pues retomando a la idea inicial, el arte debería ser ese bien cultural disponible para todos, en una pared sin propietario aparente, sin intimidarnos por el peaje del precio ni por tabicarlo entre cuatro paredes con el hedor de los límites del elitismo.

 

En la cultura del ‘street art’ se habla con el ciudadano sin que este lo busque, hace reflexionar

Recientemente, Google ha creado un espacio online donde conservar el arte urbano, en Street Art Project. La idea nace por querer preservar esas expresiones artísticas que o bien acaban manchadas de pintura blanca para ser eliminadas o bien deterioradas por el paso del tiempo. El arte callejero, para muchos, ha sido símbolo de sociedades decadentes, vándalas, de enmugrecer el paisaje urbano. Para muchos otros es un arte que admirar, que colorea las calles grises, que usa un lenguaje cercano, popular, punzante pero franco, que interactúa con el espectador en un espacio de divulgación artística sin los confines del interior de los edificios, sino en las paredes de estos o alterando otros elementos urbanos, sin dueño.

En la cultura del street art, a diferencia del arte que se conserva en las salas de exposiciones, se habla con el ciudadano sin que este lo busque, imponiéndose, provocando. Su rebeldía y crítica social cala y se diluye con la sociedad que lo contempla, con la que busca comunicarse. Hace reflexionar, o simplemente hace que observarlo tantas veces se pase por delante suyo hable con un público continuamente, más allá del placer estético.

el arte debería ser ese bien cultural disponible para todos

Las ciudades son un escaparate artístico en sí mismo. Las obras de arte, ese proceso creativo que da lugar a algo único, no solo se alberga dentro de museos, fuera de sus muros se puede crear algo tan hermoso como todo el esplendor de Florencia, o algo tan bello como el barrio berlinés Kreuzberg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s