la Barcelona costera


De la misma forma que se recurre a las prótesis con una intención de sustituir, con un fin estético y práctico, algo de lo que se carece y así lograr un equilibrio en el cuerpo humano, los más de cinco kilómetros de playa en Barcelona, encajadas en un espacio que no les es natural, tienen como fin regenerar el litoral urbanístico de Barcelona, dejar de dar la espalda al mar e integrar el mediterráneo dentro del mapa de la ciudad y beneficiarse como ciudad costera.

los más de cinco kilómetros de playa en Barcelona tienen como fin regenerar el litoral urbanístico de Barcelona

Playa de Sant Sebastià - N. BRAVO

Playa de Sant Sebastià – N. BRAVO

Uno de los motivos por el cual Barcelona es atractiva a ojos del turista es por ser una ciudad con línea de costa. La transformación realizada en 1992 con motivo de las Olimpiadas, hizo incorporarla como destino urbano y, también, playero. Preguntad a los viajeros que nos visitan: ¿Barcelona? Sol, playa, la Rambla, gente guapa, tapas. Sí, todo eso somos. Es por esa razón que no se deberían descuidar las playas barcelonesas. Es una imagen potente de lo que reflejamos en el exterior. Aun siendo carne de cañón para blanquecinos norteños sedientos de sol, la costa barcelonesa no se caracteriza por unas aguas cristalinas o una arena nacarada. Cada año, antes de Semana Santa, se invierte en más de 750.000 metros cúbicos de arena fabricada a base de ruinas para reponer la que el mar se lleva de sus nueve playas: Sant Sebastià, Sant Miquel, Barceloneta, Somorrostro, Nova Icària, Bogatell, Mar Bella y Llevant. La inversión sirve para lavar la cara y atender a la demanda de millones de personas que las visitan.

Poner guapas las playas de Barcelona no será solo para su saneamiento, año tras año, a finales de marzo

La Barceloneta, la más próxima al casco antiguo, es quizá la más masificada. Los barceloneses, conocedores del topicazo de que son playas hechas solo para satisfacción de esa demanda extranjera, rehúyen de ellas. Como todo turismo que se separa, como agua del aceite, de los autóctonos, acaba convirtiendo un espacio atractivo en un lugar posmoderno, como resultado de actuaciones planificadas, sin historia y raíces ningunas. Descontextualizados de la ciudad. Poner guapas las playas de Barcelona no será solo por su saneamiento, año tras año, a finales de marzo. Su historia, tremendamente reciente, aún está por construir. No se debe abandonar y aún se puede crear algo genuino de ellas. Una vez derribados los muros que las separaban de la ciudad, no solo dejar de darles la espalda, sino mirarlas y cuidar y pulir su exuberancia potencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s