Sekg: “La máquina acabará conociéndote para ayudarte”


izquierda: Aleix Canals derecha: Karim Ennakhli (foto: Alberto Gamazo)

izquierda: Aleix Canals derecha: Karim Ennakhli (foto: Alberto Gamazo)

Contextualizando tu mundo y que la tecnología se adapte a ti. Así es cómo definen su empresa (Sekg) Aleix Canals y Karim Ennakhli, dos investigadores que se han propuesto dar un paso más allá. Creen que las emociones es la esencia del ser humano y sin saberlas analizar, nunca lograremos comprender al ser humano. Así que han querido buscar la forma de entender al ser humano a través de sus emociones para así anticiparse y hacerle una vida más feliz. Este futuro que divisan es para ellos más presente de lo que nos pensamos. Por eso, ya ven su trabajo algo extensible a una infinidad de áreas de nuestra vida cotidiana actual: arte, psicología, cine, sanidad…

¿Se pueden categorizar realmente las emociones? ¿La reacción del cuerpo puede ser universal pero, y las emociones, son culturales?

Karim: Hay emociones que son comunes a nivel mundial, son reacciones humanas y luego hay emociones sociales, que esto Aleix lo explica mejor que yo…
Aleix: Por un lado está la reacción emocional, que es física, y por otro está la emoción de por sí, contextualizadas en un momento dado.
K: Lo que sí puedes categorizar es, por ejemplo, dividiéndolas en cuatro secciones: calidad (negativa o positiva) e intensidad (si es mucho o poco). Y aquí puedes desglosar diferentes emociones. Si es muy intensa y muy positiva, tal vez la euforia. Algo negativo, el miedo, el terror…
A: La reacción física puede ser la misma, si marca un gol tu equipo el último minuto, que si lo marca el equipo contrario el último minuto. La reacción física es, quizás, la misma, pero una es negativa y la otra positiva.

PROBABLEMENTE UNA MÁQUINA PARE MÁS ATENCIÓN QUE TÚ A TUS EMOCIONES

Quizá para quien lo categoriza, ¿verdad?

K: Tú puedes decir si ha sido negativa o positiva la emoción, pero hay maneras de detectar la calidad con dispositivos de feedback. Puede servir, por ejemplo, para alguien con ansiedad. Psicológicamente, el conocerá y podrá anticiparse a aquellas reacciones emocionales que le provocan ataques de ansiedad. Son muchos los datos objetivos con los que se puede trabajar.

¿Sabemos trabajar nuestras emociones?

A: Como hemos dicho, la reacción emocional es lo que primero tienes, y luego la emoción. La primera parte, la reacción, es algo que, por ejemplo, los espías de la CIA han pasado años estudiando para saber controlarlas y entrenar las reacciones. Y hay algunas que se pueden controlar, pero hay otros que no. ¿Que se encienda la parte frontal del cerebro cuando me provocan un recuerdo? No, esto no lo podrás controlar; ¿que se te dilaten las pupilas? Esto no lo podrías controlar; ¿la sudoración? Quizás la puedas controlar. Después, saber gestionar las emociones es algo que, en principio, vas aprendiendo a medida que vas creciendo y madurando, pero claro, nos cuesta mucho. La gestión emocional es un problema que tenemos como sociedad, aunque se está empezando a trabajar en la escuela.

¿Podemos llegar al punto de que una máquina (un ente artificial) nos conozca mejor que otro ser humano?

K: Probablemente una máquina pare más atención que tú a tus emociones. Tú no puedes estar pensando todo el rato si estás triste, si estás feliz, si estás contento … Será la máquina quien al final te avisará de todo esto. Pero sí, para más atención que nosotros mismos.
A: Es como si tuvieras a tu madre al lado todo el día observándote y diciéndote “no estás bien, hoy”, Ella lo sabe perfectamente. Lo ve. Pero no la tienes todo el día encima [risas].
K: La dificultad será que seamos capaces de poder aceptar un sistema así. Cada vez hacia donde queremos ir es a facilitarnos la vida, pero nos encontramos con esta dualidad de si nos da miedo asumirlo. Hasta hace poco no llevábamos un móvil en el bolsillo. Ya no es un móvil, porque sabe dónde estamos, nos localiza, en cualquier momento todo el mundo nos puede llamar y ahora ya nos hemos acostumbrado. Y nos hemos acostumbrado porque nos facilita la vida. La máquina te acabará conociendo para ayudarte a ti.

¿Qué beneficios nos proporcionará poder capturar las emociones?

K: De base, saber clasificarlas y saber anticiparse a ellas. Por otro lado está la aplicación donde nos metemos nosotros, que es que la tecnología sea proactiva. Ahora con tanta información al alcance es complicado elegir. La máquina te conocerá tanto, y tendrá toda la memoria sobre tus emociones vividas, que te sabrá recomendar lo que necesitas para vivir una buena experiencia. Y eso lo puedes trasladar a películas de cine, por ejemplo, o estás en la televisión y no sabes qué verá.
A: Nosotros un ejemplo que ponemos siempre para hablar de un futuro casi presente, es: si es capaz de entender tus emociones, o saber cómo estás a lo largo del día, o de la semana, puedes llegar a casa y te ha puesto música suave, porque sabe que vienes del trabajo, que te has peleado… Y te pone cortinas de un color relajante, abres la nevera con un vino suave para ti… Contextualizar tu casa. Sin analizar tus emociones, esto no serás capaz de hacerlo.

LA MÁQUINA TE CONOCERÁ TANTO QUE TE SABRÁ RECOMENDAR LO QUE NECESITAS PARA VIVIR UNA BUENA EXPERIENCIA

Cada vez que avanzamos tecnológicamente, ¿tenemos presente los peligros que pueden haber, como tocar lo más íntimo del ser humano, sus emociones?

A: Es una discusión que siempre tenemos…
K: Siempre nos hacen esta pregunta. La tecnología siempre tiene esta doble cara y al final es el uso que hagas.
A: Nosotros, si analizamos las emociones, podemos saber íntimamente como estás, una información muy sensible pero que no la tiene nadie, la tiene la máquina. En aquí no debe haber ningún peligro. No le estoy enviando al jefe, ni a nadie. Lo podrías hacer, pero sería otra cosa. Otro peligro sería en temas de productividad. Puedes medir los niveles de atención, de estrés… Puede ser positivo, tu jefe puede ayudarte a saber dónde cae tu atención, si hay que hacer más pausas … Pero si lo miras por otro lado, sí, pueden creer que cae tu atención y, con ello, echarte. Entonces sí es un peligro.
O, también, por una película que haga más miedo de lo normal. Que el director solo quiera aquellas escenas que dan miedo de verdad. Aquí estamos alterando … manipulando para que tengan miedo.
K: Eso que te cuenta es algo que estamos haciendo con un director de cine, Jesús Manuel Montané. Ideó un guion que lo que quería era volver al espíritu de las películas de los años 80 que para él sí daban miedo. Lo que quería era, con nuestra tecnología, saber cuándo alguien tiene reacciones emocionales de miedo para cumplir con este guion.

¿Estaremos más pendientes de lo que estaremos haciendo, al sentirnos observados?

A: Dura poco. Al principio sí te sientes extraño. Al cabo de nada ya te acostumbras.
K: El fundador de Foursquare contó una anécdota: al cabo de un año de haberse prometido, vio que llevaba una pulsera que medía su frecuencia cardíaca. Quiso descubrir que pasó en aquel año y vio según el día que era, el momento de pedirle y cómo le subía la frecuencia y tuvo una fotografía de ese momento. Sin más recuerdo que rememorar lo que sintió en ese momento…. Si esto lo trasladas al instante emocional, toda su esencia emocional, puede ser fantástico, echar atrás y repescar momentos emocionantes de tu vida. Qué sentiste al ver a esa persona, la primera vez que escuchaste aquella canción…

¿Cómo lo haremos?

K: Ahora es casi imposible. Pero estamos avanzando tanto en neurociencia que quien sabe cuándo llegará ese momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s